El icono

Cruz sobre el mato que hay en su frente:

Es la señal de los escogidos, porque María fue la primera predestinada en la obra de la redención.

Las abreviaturas griegas sobre su cabeza:

El mayor título y prerrogativa de la virgen Mater Theo que significa La Madre de Dios.

La mano izquierda de la Virgen que soporta al Niño Jesús:

Significa que ella lo carga porque es su Madre, un signo de posesión. Es la mano materna que conforta y sostiene al cristiano en el camino de la vida.

Los ojos de la Virgen:

Son grandes, porque significan su cuidado permanente por nosotros, su vigilancia y atención para socorrernos.

La túnica de color rojo:

Simboliza la virginidad y la realeza de María, era el color exclusivo de la emperatriz.

Vestido del Niño Jesús:

La túnica verde ceñida de púrpura y el manto de color café, tiene rostro adolescente, para indicar que la protección de María la necesitamos todos.

El fondo de oro:

Así enmarcaban los bizantinos los retratos de los emperadores de personajes celestiales, también se indica aquí con dicho color que María en el Arca de la Nueva Ley, revestida del oro de las virtudes como aquel finísimo metal que revestía por completo el Arca de la Nueva Alianza.

Estrella sobre el manto que hay en su frente:

María es la estrella orientadora en el mar de la vida. La estrella que trajo la luz de Cristo al mundo oscurecido, es la estrella guía en el camino al cielo.

La mano derecha de la Virgen en el centro del cuadro y de gran tamaño:

Para darnos a entender su socorro perpetuo que es la idea central de la pintura.

La boca de la Virgen:

Es pequeña significando su silencio.

El tocado verde y el manto azul:

El tocado verde que cubre su cabello es el privilegio de quien es virgen, y el manto azul que cubre todo su cuerpo es símbolo de la maternidad.

La aureola en la cabeza del niño:

Simboliza la divinidad.

Arcángel San Miguel:

Ubicado en la parte superior izquierda de la pintura, ostenta sobre su brazo derecho tres fajas doradas por ser el jefe de los ejércitos celestiales. En sus manos porta los instrumentos de la pasión: la lanza y la esponja. Sobre su cabeza encontramos las iniciales griegas que lo identifican.

Arcángel San Gabriel:

Ubicado en la parte superior derecha de la pintura, lleva en sus manos la cruz y los clavos, haciendo el gesto de presentárselos al niño. El pintor quiere mostrar cómo el pequeño Jesús al ver estos signos siente temor y hace un movimiento por el cual la sandalia de su pie derecho intenta caerse, de igual modo, se aferra con fuerza a la mano de su Madre que es Perpetuo Socorro. La sandalia también representa la posición de Jesús frente al Padre Dios: es Hijo y no esclavo. Sobre la cabeza del Arcángel encontramos las iniciales griegas que lo identifican.

Las coronas del Niño Jesús y de la Virgen María:

No son originales del cuadro, pues entre los griegos no se coronaba la imagen de María Santísima sino que le ponían a la Virgen su mayor título de gloria Mater Theo (Madre de Dios). En el año de 1867 – en Roma- le pusieron coronas al cuadro para hacer resaltar más la dignidad real del Hijo y de la Madre, y sus muchos milagros obrados en los fieles.

Iniciales griegas ICXC:

Significan “Jesús Cristo”.

Contáctenos
Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro
Calle 35 No. 48-8
Barrio Colón, Palace.
Tel. +57(4) 232 0525 / 232 3225
secretaria@perpetuosocorromedellin.org
Medellín - Colombia
Suramérica
Twitter del Papa Francisco